AMBROSE BIERCE

– Hacer de la voz el principal personaje. Evocar a través del sonido de la palabra la resonancia de un mundo más allá de lo cotidiano …-.

– Una inmersión a pulmón libre en lo más profundo del ser humano, de la sociedad y del lado oscuro y maldito que atormenta al ser vivo-.
«Tengo la convicción de que el don de los sueños es un valioso obsequio literario pues,si con alguna técnica aún no descubierta pudiéramos captar,fijar y utilizar las insólitas imágenes que proporciona,tendríamos una literatura «muy por encima de lo corriente». Del mismo modo que los animales adiestrados adquieren nuevas capacidades y aptitudes,ese don podría mejorarse sensiblemente una vez capturado y domesticado. Con ello,los poetas realizaríamos nuestra más fructífera labor mientras dormimos.»
«Y…¿qué es un sueño?. Pues una desordenada disposición de recuerdos inconexos. Una resurrección de todos los muertos en tropel (pasados y recientes) que, emergiendo de sus tumbas resquebrajadas,»con las mismas ropas que llevaban en vida», corren desordenadamente para conseguir una audiencia del «Rey de la Danza» mientras se desgarran los vestidos unos a otros. Pero…¿es que realmente existe ese «Rey»?

«¿Quién es capaz de relatar un sueño de tal forma que lo parezca? No creo que exista un poeta con un estilo tan fino. Con todo me propongo relatar un sueño que se me repite: Atravieso un claro en una zona escasamente boscosa. Entre el cordón de árboles diseminados alrededor de ese espacio, se ven algunos campos y viviendas en las que habitan inteligencias extrañas. Debe estar a punto de amanecer porque, a través de las neblinas que llenan caprichosamente el paisaje, se ve una luna casi llena que, de un color rojo sanguinolento, desciende por el oeste. La hierba que piso está húmeda por el rocío y toda la escena tiene la luz del plenilunio de una mañana estival.Junto al camino hay un caballo que pasta ruidosamente. Cuando paso a su lado levanta la cabeza y, sin hacer el menor movimiento, me observa durante un rato. Después se acerca. Es blanco como la leche, manso de porte y de aspecto amigable. «Este caballo es un alma apacible», me digo mientras me detengo a acariciarlo. Con sus ojos fijos en los míos, se aproxima aún más y me habla con voz humana, con palabras articuladas. Esto, más que sorprenderme, me aterroriza y rápidamenteme despierto.
El caballo siempre habla mi lengua pero nunca entiendo lo que dice. Supongo que será porque salgo de su mundo antes de que se acabe de expresar. Seguro que a él le asusta tanto mi repentina desaparición como a mí su forma de hablarme. Daría cualquier cosa por conocer el significado de sus palabras.
Tal vez uno de esos amaneceres lo haga y ya no regrese nunca más a este nuestro mundo.»

«VISIONES DE LA NOCHE».- Ambrose Bierce (1842-1913?)

abierce

«ESCUCHA LA VOZ:RELATOS DESDE UN ACTOR»

Autor: Ambrose Bierce
Actor: Toni Sancho
Producción y dirección: Pablo Corral Gómez